Impulso a las exportaciones

El Estado puede jugar un rol clave eliminando trámites, restricciones y otras barreras que encarecen la producción y operación de la cadena logística


Las exportaciones chilenas comenzaron el año con cifras récord, alcanzando un 26,9% más que en el primer bimestre de 2017 y acumulando un valor de US$ 13.010 millones.


Importamos y exportamos tu carga LCL y/o FCL en modalidad Aérea o Marítima | en Dry Cargo   |    


En términos generales, las perspectivas para este año son halagüeñas: el elevado precio del cobre y el sólido crecimiento mundial sustentan una favorable balanza comercial, compensando por ahora el tipo de cambio más fuerte y la recuperación de la demanda interna.


La pregunta de más largo plazo, sin embargo, es cómo Chile puede dar un real salto en su comercio exterior.


En efecto, mientras entre 1984 y 1997 las exportaciones de bienes y servicios -cuyo volumen creció al 8,6% anual- lideraron la marcha de la economía, en la última década su crecimiento ha sido de solo un 0,5% anual. Esta falta de dinamismo de las exportaciones llama la atención. Su ritmo es, por ejemplo, inferior al que exhibían en la década de 1960, cuando el modelo económico, en lugar de preconizar el "crecimiento hacia afuera", como ocurre en la actualidad, orientaba la actividad económica a la sustitución de importaciones.


Si bien la oferta exportable chilena ha tenido una diversificación en las últimas décadas -tanto en aumento de ventas como de productos exportados-, todavía nuestro país tiene un desafío en esta materia.


Al respecto hay señales positivas, todas las cuales han sido impulsadas por el sector privado. Por ejemplo, el año pasado, Chile lideró las exportaciones de cerezas frescas a China, con el 70% del total de las cerezas importadas por el gigante asiático. Asimismo, nuestro país también se posicionó como el mayor abastecedor de China en nectarines, arándanos y paltas. Chile también logró ubicarse como el mayor abastecedor de filetes de salmón fresco en Estados Unidos, con un 70% de participación del total importado, superando a proveedores tradicionales como Noruega y Canadá.


Sin embargo, lo anterior no es suficiente. Algunos creen que el Estado debiera jugar un rol central en imaginarse, dirigir o fomentar nuevos sectores. Lamentablemente, ello ha sido exitoso en muy pocos lugares. La alternativa a ello, que parece mucho más deseable, es la de liberar los "espíritus animales", descritos por el afamado economista John Maynard Keynes. En ello el Estado sí puede jugar un rol clave, enfocándose en la productividad del sector exportador, eliminando trámites, restricciones y otras barreras, que encarecen no solo su producción, sino que también la operación de la larga cadena logística que las lleva hasta sus consumidores.


El aumento de los gravámenes sobre la inversión y de las regulaciones laborales del gobierno de Bachelet -sin duda- no ayudó en esta materia. Otro tanto ocurrió con los escollos que entorpecieron la materialización de nuevos proyectos de exportación, como la politización de las autorizaciones ambientales denunciada en el caso de Dominga. Es de esperar que el gobierno que se instala, en contraposición, pueda despejar el camino a nuestras exportaciones.


Importamos y exportamos tu carga LCL y/o FCL en modalidad Aérea o Marítima | en Dry Cargo   |    


Contáctanos, comenta, consulta o cotiza.



Fuente: El Mercurio / 20 de marzo de 2018