Grupo Luksic: megapuerto en San Antonio debe depender de inversión en Valparaíso

El rubro naviero admite un golpe por costos del petróleo y arriendos de naves, pero afirma que el sector está ordenado.


Importamos y exportamos tu carga Dry LCL (parcializada) y FCL (Full Container) en modalidad aérea, marítima o terrestre  |    




Al igual que Andrónico Luksic, el gerente general de la Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV), Óscar Hasbún, pone sus fichas a Croacia como campeón de este Mundial. Tiene motivos. Vivió en ese país entre 2002 y 2010 mientras trabajaba para el grupo chileno y dos de sus tres hijos nacieron allá.


El ejecutivo, que también preside el brazo portuario del conglomerado (Saam) y es segundo vicepresidente del directorio de la naviera alemana Hapag-Lloyd (quinta del mundo, donde CSAV de los Luksic es el mayor accionista con 25,5%), analiza los escenarios del transporte marítimo global y de la infraestructura portuaria de la V Región.


Sobre este último punto, afirma que “somos hinchas” de que se construya el Puerto de Gran Escala (PGE) en San Antonio, aunque advierte que “es clave el timing en esta inversión”.


Hasbún indica que hoy la utilización de la infraestructura portuaria en Valparaíso y San Antonio (donde Saam opera la concesión STI) llega al 65%, por lo que existe 35% de holgura. “No hay un requerimiento urgente en este tema”, afirma. Consultado por el plazo en que debería estar operando el PGE, señala que este depende de si se construye el Terminal Cerros de Valparaíso (TCVAL), pero que ese plazo sería entre 2030 y 2035.


Detalla que los puertos de la V Región tienen capacidad para transferir 3,7 millones de teus -un teu equivale a un contenedor de 20 pies-, pero que efectivamente se mueven unos 2,5 millones de teus. Agrega que considerando un crecimiento del 5% de la demanda de transporte de carga y con un TCVAL construido en 2024, se estaría ocupando el 68% de la capacidad portuaria, cifra que subiría a 85% en 2030. “Que en ese año se esté construyendo el Puerto de Gran Escala, no entregando, y que se termine tres años después, me parece debe ser un timing“.


Óscar Hasbún advierte que hoy no es muy rentable invertir en obras portuarias por los valores de transferencia de carga. Señala que las inversiones en infraestructura de los concesionarios de los puertos de San Antonio y Valparaíso bordean los US$ 1.000 millones, pero que en sus resultados de 2017 se advierte que ganaron solo el 0,7% de esa cifra. “Es un retorno muy bajo que hace difícil que estas compañías pudiesen seguir invirtiendo en su crecimiento”, sostiene.


Sobre el mercado del transporte marítimo afirma que “el inicio de año ha sido más malo de lo previsto”. Alude como causa de esto al aumento del valor del petróleo, que explica entre 15% a 20% de los costos de las navieras; y al alza en los arriendos de naves. Esto último, indica, no es necesariamente “una mala noticia”, ya que es un “buen predictor de lo que debería pasar con los fletes”, los cuales se han mantenido con precios estables, agrega.


Dichos factores motivaron a que la naviera germana anunciara la semana pasada un ajuste en sus proyecciones de Ebitda, lo que también hizo bajar el valor de la acción de CSAV, la que durante 2018 ha disminuido en cerca de 44%.


Pese a la caída bursátil de Vapores, Hasbún asegura que “respecto de los temas fundamentales de nuestro negocio, estamos tranquilos porque a nivel de industria vemos una situación ordenada, desde el punto de vista de la oferta y demanda”.


Agrega que la consolidación de la industria naviera mediante fusiones, produce más competitividad, pero también “racionalidad en términos de planes de inversión”. Explica que hoy está el 13% de la flota naviera en construcción, “que es un número bastante pequeño comparado con el 60% que teníamos en 2008”.


Respecto del impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, afirma que esta no ha mermado los volúmenes de transporte de contenedores, pero sí admite que los mercados reaccionan a las noticias, “castigando los títulos de las compañías asociadas al comercio mundial. Eso también ha afectado el precio de la acción de Hapag-Lloyd.

Este año la acción de la naviera germana ha caído 13,37%.


”El ferrocarril produciría una enorme mejora en la cadena logística de los puertos más importantes de Chile, que son San Antonio y Valparaíso”.


”Maersk ha actuado de forma seria, tomó una decisión (cierre de fábrica) y no tengo dudas de que cumplirá con sus obligaciones legales”.


Cuando tu carga llega al puerto o aeropuerto, hacemos retiro y transporte hasta la bodega o lugar que necesites. Nuestro servicio Multimodal está disponible a lo largo de todo Chile.  |    




Contáctanos, comenta, consulta o cotiza.



Fuente: El Mercurio | maritimoportuario.cl / 05 de julio de 2018